Si. El baile es un momento especial de las bodas que da mucho juego. Al fin y al cabo una boda es una fiesta y este es el momento en el la gente “se sale”. No me pongo una hora límite, pero digamos que mientras haya ambiente yo sigo dándole al gatillo. Cuando la fiesta ya se ve claramente que empieza a decaer y gran parte de los invitados se han marchado es el momento en el que me despediré de vosotros.