No. Solamente hago una boda en un día. Es un día dedicado plenamente a la pareja que se casa, por respeto y por costumbre de hacer bien las cosas. ¡qué bien me ha quedado! Lo cierto es que además me resultaría imposible físicamente, acabo agotado.