No como un invitado más. Es suficiente con decirle a cocina que el fotógrafo prefiere algo ligero, cualquier tentempié para recuperar fuerzas,  y no ocupar sitio con el resto de los invitados. De ese modo estoy mucho más libre para hacer mi trabajo.