A ver como os lo explico. Yo siempre me pongo en la piel de la pareja que se va a casar y prepara su boda con todo el cariño del mundo para que nada falle. Mi idea de un buen reportaje de boda es que, cuando volváis a ver vuestras fotografías dentro de unos años, podáis revivir el mayor número de momentos y detalles posible. Por supuesto las fotos “clave” estarán ahí, pero además quiero que redescubráis mediante fotografías momentos de los que seguro que ni os enterásteis en el día de la boda. Ese día todo pasa muy rápido y notaréis como si estuviérais en una nube. Cuento AQUI un poco más de mi forma de ver la fotografía, pero sin duda lo mejor es que veáis mis trabajos recientes. Pedidme que os muestre una boda completa y así tendréis una idea exacta de qué podéis esperar de mi.