¡Claro! Me gusta interactuar con vuestros invitados para buscar el “buen rollo”. Ese punto en el que deciden mostrar su mejor sonrisa delante de la cámara para que los recordéis siempre felices.