Espacio de color Adobe RGB 1998 vs sRGB

Esto va a ser un poco ladrillo, y eso que mi idea es ir al grano por si a alguien le puede ser útil. No voy a aburriros aquí con cuestiones técnicas sobre espacio de color, en primer lugar porque no soy ningún experto y quedaría en evidencia y en segundo lugar porque en la red hay muchos sitios donde se da información muy especializada sobre el mundo del color.

      Y es que, en el mundo digital en que vivimos, hasta las cosas que tradicionalmente parecían simples se pueden convertir en toda una matería inabarcable cuando la miramos desde el prisma de los bits. Aunque en la fotografía tenemos que convivir con la tecnología sería bueno que mantengamos los pies en el suelo y valoremos más las fotografías por lo que transmiten que por cumplir a rajatable criterios de calidad de dudosa utilidad.

      Así pues me limitaré a dar algunos pequeños apuntes sobre el uso práctico que, al menos yo, hago de los espacios de color. Y si os apetece profundizar sobre qué es un espacio color podéis visitar éste enlace de la wikipedia:

¿Qué es un Espacio de Color?

      Los que hayáis estudiado algo de ciencias recordaréis que el ojo humano es capaz de captar sólo una parte del espectro electromagnético. A esa franja le llamamos espectro visible. Fuera del espectro visible queda la radiación infrarroja y la ultravioleta. Pues bien, un espacio de color es algo así como un determinado espectro, parte del espectro total, ideado para un uso según el dispotivio que tienen que hacer uso de él.

Colorspace

Por Cpesacreta at en.wikipedia a través de Wikimedia Commons

      El espacio de color sRGB (standard RGB) se ideó con el espectro de colores que un monitor CRT podía mostrar. Más adelante, cuando otros dispositivos como impresoras fueron capaces de mostrar más colores se hizo necesario un espectro más amplio y es cuando Adobe ideó el Adobe RGB. Hay espacios color más amplios como el Prophoto, pero para lo que quiero contar es irrelevante.

      Es por ello que puede ocurrir que una fotografía con espacio de color Adobe RGB  pueda verse de diferente manera en monitores dintintos, o mejor dicho, pueda mostrar mas riqueza en detalles en el color en unos monitores que en otros. Puesto que existen monitores diseñados específicamente para mostrar el 100% del espacio de color Adobe RGB  (caros, como no), algo que un monitor barato no puede. Ver ejemplo de monitores con información sobre Espacio Color (no tengo comisión, lo juro)
Muy resumidamente sólo diré que el espacio de color sRGB (estándar RGB) es un espacio de color englobado dentro del Adobe RGB que es un espacio de color más amplio.

¿Qué Espacio de Color usar?

      La respuesta es sencilla, el más amplio posible, salvo excepciones que se pueden dar debido al uso de las fotografías y a la necesidad de entregarlas inmediatamente para un uso editorial digital.

      Si cuando realizamos nuestras fotografías estamos usando el formato en bruto RAW, o sea, dejamos que el archivo guarde toda la información que el sensor de la cámara es capaz de recoger (generalmente hasta 14 bits), sería indistinto el espacio de color que tengamos seleccionado en nuestra cámara, ya que durante la fase de edición podemos seleccionar el espacio de color. Aún así es recomendable incluso trabajando en RAW usar Adobe RGB ya que cuando queramos visualizar la imagen previa de esa fotografía se nos mostrará un JPEG previo desde la información contenida en el RAW y éste JPEG usará el espacio de color que tengamos seleccionado.

      Mi consejo es que partiendo del archivo RAW obtengamos un primer revelado en TIFF de 16 bits de esa fotografía a la que aplicaremos las correcciones o ajustes para dejar terminada (o casi), la fotografía. Este archivo TIFF nos permitirá llevarlo a photoshop si necesitáramos trabajar más profundamente con la fotografía, con la ventaja de que podemos abrir, modificar y guardar el archivo TIFF tantas veces como queramos sin que afecte a la calidad. Una vez tenemos nuestra fotografía terminada, en TIFF 16 bits y con espacio de color Adobe RGB podemos darle la salida final a JPEG y es aquí dónde elegiremos el espacio de color para el JPEG en función de su uso. O bien generamos un JPEG dejando el espacio de color en Adobe RGB o generamos el JPEG con el espacio de color sRGB

      Una de las causas por las que puede interesarnos usar el espacio de color sRGB es que los navegadores web actualmente no son capaces de interpretar bien el espacio de color Adobe RGB, por lo que si el destino de nuestro JPEG es publicarse en una web tenemos que asegurarnos de que su espacio de color es sRGB, de lo contrario notaremos la imagen algo desaturada. Un ejemplo de esto son las dos imágenes siguientes.

adobergb1998

Adobe RGB

sRGB

sRGB

      Para obtener las dos fotografías de arriba he partido del archivo en TIFF 16 bits Adobe RGB, que es el archivo en el que edité los ajustes. De ahí guardé 2 JPEG cada uno con un espacio de color. Ambos JPEG se ven idénticos (hablo según la capacidad de discernir del ojo humano) abiertos en el PC, ya sea Photoshop o cualquier programa de edición o archivador de fotos. Pero una vez subimos éstas fotografías a la red y usamos un navegador de internet para visualizarlas (a día de hoy) es cuando notamos que éste sólo es capaz de mostrar los colores que esperábamos en el caso de emplear el espacio de color sRGB. La foto de la izquierda la vemos con colores algo desaturados. Le falta color. Lógico, pues el navegador web no puede mostrar esos colores que se salen del espacio de color sRGB y que sólo están en el espacio de color Adobe RGB.

      Si vamos a imprimir es recomendable usar nuestro espacio de color en Adobe RGB, y si vamos a hacerlo en un laboratorio externo no está de más indicar qué espacio de color hemos utilizado, a pesar de que los equipos actuales suelen detectar automáticamente el espacio de color de cada trabajo. De todos modos, en la mayoría de los casos, por no decir todos, no vamos a notar diferencias si imprimimos con un espacio de color u otro. Lo realmente importante es haber mantenido el espacio de color más amplio durante todo el proceso de edición, para tener esa opción de movernos por nuestro abanico de tonos disponible hasta acotar este abanico con los colores que usaremos en nuestro archivo final JPEG de 8 bits , sea en Adobe RGB o sRGB. Otra cosa es, por ejemplo, que vayamos a imprimir una fotografía en la que hay un color dominante que inunda gran parte de la foto con tonalidades de ése mismo color. En ese caso cuantos más amplio sea el espacio de color que llevemos al laboratorio, mejor. Incluso si el equipo de impresión lo permite, usaremos el archivo TIFF para entregar los 16 bits de color (que realmente serán 12 o 14, según el sensor de nuestra cámara).

      Si disparamos directamente en JPEG, algo que no recomiendo para encargos profesionales en general, pero que puede ser casi imprescindible en otro tipo de fotografía donde en minutos las fotografías han de ser enviadas a una redacción o subidas a una web y donde no va a haber tiempo para modificar ajustes en un ordenador, nos encontramos con que el espacio de color asignado en el momento de la toma nos condicionará.

      Si hemos tomado un JPEG en sRGB y queremos asignarle el Adobe RGB 1998 podemos hacerlo, pero no conseguiremos ampliar la gama de colores al estar el primer espacio de color dentro de segundo, y además habremos conseguido perder detalle en nuestra foto al abrir y guarda un archivo JPEG con la compresión con pérdidas que representa.

      Si por el contrario hemos disparado directamente en Adobe RGB y necesitamos cambiar a sRGB porque por ejemplo, queremos publicar la fotografía en la web, podremos hacerlo. Perderemos algo la información de color que Adobe RGB añadía a sRGB pero con la misma consecuencia de pérdida de detalle por la compresión. En éste caso esta pérdida de calidad que se produce al abrir y guardar el JPEg puede ser aceptable ya que generalmente generaremos una imagen de salida de menor resolución para su plublicación en la web.

Prophoto

      Este espacio de color es con diferencia el que más colores nos ofrece. Tantos que algunos incluso están fuera del espectro visible por el ojo humano. En ciertos casos usar este espacio de color puede acarrear problemas al llevar el archivo inicial de 16 bits hasta la imagen final en JPEG de 8 bits, ya que es tan grande el rango de tonalidades que aporta Prophoto que en el proceso de eliminar las sobrantes para quedarnos con una imagen en las que tengamos sólo los colores que tiene sRGB, podemos encontrarnos con la desagradable situación de que en un degradado de color faltan tonos intermedios generándose bandas de color. Esto es sobre todo grave en los tonos de piel. Es por ello que en situaciones muy concretas el mejor espacio de color puede ser sRGB, porque aunque muestre menos tonalidades de color éstas estan más cercanas entre si y muestra gradaciones de tono más suaves. Pero estas situaciones suelen ser escasas y no son fácilmente predecibles por todo el mundo, por lo que la recomendación es trabajar con Adobe RGB

Y nada más, espero que esto sea de ayuda a alguien. Si queréis comentar cualquier cosa o veis algún error no dudéis en comentar. Y si no se entiende nada decídmelo también… menudo ladrillo.

Ah! también es importante decir que todo esto… no sirve para casi nada. Composición, trabajo, investigación, juego, ojo… a hacer fotos!

¡Gracias!