Ana y Nacho son dos amigos “de toda la vida”. Cuando hace unos meses anunciaron su boda me dieron una gran alegría ya que sé lo dificil que resulta hoy en día dar el paso. Que pensaran en mi para hacer su reportaje fotógrafico fue una muestra de su confianza en mi trabajo y una gran responsabilidad, como siempre.

Esa responsabiliad, esas mariposas en el estómago, es algo que siento en todos los reportajes y que es necesario que esté ahí. Te ayudan a mantenerte concentrado y a tener ilusión en hacer un buen trabajo.

Ana y Nacho, muchas gracias por vuestra amistad y nos vemos más adelante para hacer esa sesión en familia con el pequeño Alejandro.

>> Haz clic aquí para ver un resumen del reportaje <<

50p_fotografo-boda-valencia-boda-ana-y-nacho